agosto 07, 2008

Creí que eramos los dos...


Si mal no recuerdo,
Cuando te ignoraba me iba muy bien,
No me preocupaba de mi forma de vestir,
Ni de mi manera de ser…

Si te miraba o no,
No era mi preocupación;
Y con cada canción,
Recordaba las caricias de un viejo amor…

Una mañana todo cambio,
Existían miradas que llamaban mi atención;
Y sin querer me di cuenta ,
Que eras tú el que me provocaba esa extraña sensación…

Empecé a construir castillos en el cielo,
Te convertiste en mi visitante en sueños;
Y besaba la almohada,
Creyendo que eran tus tiernos labios...

Ingenuamente creí que éramos los dos,
Pero con el pasar del tiempo me di cuenta que no…
Hice y deshice por llamar tu atención,
Pero me equivoque de nuevo en mi elección…

¿Que tonta soy, no?

No me diste alas y yo volé hacia lo más alto…
Ahora no me queda más
Que pedirle perdón a Dios
Por ser una pobre ingenua
Que desea tanto entregar su corazón
Al primer extraño que me de tantito de su amor…

Mariela Reneé García Vélez
Agosto 01, 2008
22:25 horas

1 comentario:

mauro2017 dijo...

ser feliz,alem de ser um interesse,
tem de ser uma meta a ser atingida.