julio 29, 2009

Mi sinfonía

Soy una desconocida
Que te desea noche y día,
Ansiosa por tenerte,
Soy una forastera,
Que te quiere y te necesita,
Que por las noches
Dice tu nombre en una sinfonía,
Provocada por una individual satisfacción…

Es tan nata la fantasía,
Mis manos son las tuyas,
Y recorren cada una de mis curvas,
En una danza contemporánea,
Con la música de mis suspiros,
Simulando tú ritmo,
Para que brote un rocío de éxtasis
Que nace desde mi vientre,
E inventa una circular coreografía…

Son tus labios los que rozan mi anatomía,
Y llegan al rincón más cálido
Y tu aliento lo humedece con un leve suspirar,
Suspirar que incitan notas agudas,
Pues eres tú, tan sólo tú,
El autor de esta melodía de amor,
Seducida por la satisfacción…

Mis senos están expuestos,
Tu instinto es protegerlos,
Con ternura y un toque de pasión,
Tu ritmo vuelve flexible mi intuición,
Imaginar sentirte dentro,
Me llena, me mueve, me invita a someterte,
A una desenfrenada lujuria,
De ser tuya, tan sólo tuya...
Decir tu nombre en esta sinfonía,
Es lo único, lo único que me mantiene viva…

Despertar de esta fantasía,
Logra que descanse con una sonrisa,
Albergando una pequeña ilusión…
Que algún día, me despiertes con delicadeza,
Para hacer el amor,
Y a la vez, se me insinúa una duda,
…¿Si esta distancia nos esta aniquilando a los dos?...
Probablemente… Por eso escribo esta canción,
Una canción que me inspiras,
Cuando me llamas amor…

Mariela Reneé García Vélez
Julio 29, 2009
20:11 horas

julio 24, 2009

Ven

A veces he sido muy clara
Y otras he jugado al misterio,
Con tal de fundirme en tu sueños
Y me busques en ellos,
Para que al despertar,
Sacies tu curiosidad,
Y me quieras un poquito más.

Ven, que te espero a las diez,
En el mismo sitio de aquella vez,
Acaríciame con tu mirada,
Y susúrrame al oído…
“Hola guapa… ¡Que bien te ves!”
Ven, que te esperan dos copas,
Vino tinto y de postre un negligé,
Vamos, guíate por tu instinto
Y sedúceme hasta el amanecer.

Creo que he escrito las cursilerías suficientes
Y sería tonto pensar que no tengas claro,
Lo que quiero y siento por ti
Si he albergado duda en el deseo,
Es para no caer en la monotonía del encuentro
Y podamos ser espontáneos
En la lujuria de nuestros cuerpos.

Ven, acaríciame y dame de beber tu esencia,
La esencia de tu piel,
Ven, dime la cursilería que me encanta,
Para sentirme tu mujer;
Vamos, o ¿esperaras que den las diez?
Navegaré en la agonía
Si no me haces vibrar de placer
Y me perderé en el infierno
Si no sientes el te quiero que me hace enloquecer.

Creo que al final,
El misterio esta resuelto,
Si buscas las pistas que están escritas
En más de cincuenta versos
Te darás cuenta
Que yo perdí en este juego,
Fui más clara que enigmática,
Y tú, me llevas la ventaja
Porque me gobiernas con perplejidad,
Y me transformas en alguien suspicaz
Que sin embargo persuades
Con un “hola ¿cómo estás?”

Ven corazón que te espero,
Para que me sorprendas y me pretendas,
Para que me acaricies y me consientas,
Porque a pesar que estoy perdiendo
En este juego de misterio,
El jurado ha calificado
Que me merezco el primer premio.

Mariela Reneé García Vélez
Julio 23, 2009
22:30 horas

julio 20, 2009

El purgatorio del amor

Sean bienvenidos al Purgatorio
De Ánimas desconsoladas por amor,
Por favor antes de empezar el recorrido
Para conocer lo que será su futura estadía
Permítame brindarles las siguientes recomendaciones,
Que les serán útiles para que puedan convertir este sitio
En un lugar acogedor…

Asegúrese de mostrar desdén
A los recuerdos que vagan por las calles
Ofreciendo souvenirs corporales,
Al igual a los vendedores ambulantes
Que tienen por slogan “Recordar es vivir”
Y ofrecen llamadas al pasado,
Sin costo por conexión;
Tenga cuidado, que le cobran el doble
A partir del minuto en que logre la comunicación.

Sugiero no entrar en pánico
Si ve vagando el ánima del desdichado
Que le regaló el boleto en primera clase
A este jardín de rencores y dolor;
Recuerde que usted esta acá
Cumpliendo la pena que él le provocó,
Él esta acá, porque otra lo condenó;
De lo contrario ustedes estarían
Siendo reclutados en el paraíso del amor.

No tengo permitido informarles
La fecha del juicio final,
No obstante puedo comunicarles
La dilación de la Gloria que deben cumplir:

1.Deben perdonar de corazón
A quien amaron sin condición.
2.Deben olvidar sin recordar,
Ya que cada regreso,
Alarga el proceso de redención.

Lamentablemente,
Ustedes pecaron en sentimiento
Inconcientes, inocentes…

Será una estadía dolorosa;
Si cumplen al pie de la letra
El sufrimiento será únicamente opcional…
Recuerden que este purgatorio
Se encuentra en la realidad
Y sobrevivirla…
Sobrevivirla será un reto de verdad,
Pues no siempre la sentencia
Será un pase al paraíso donde todo es felicidad.

Mariela Reneé García Vélez
Julio 20, 2009
15:23 horas


"...Y yo he faltado a las reglas,
he recurrido al recordar es vivir,
y me condenaron a cadena perpetua,
cumpliendo mi sentencia en este existir,
escribiendo versos escondidos en poesía,
provocados por los vagos recuerdos,
que me ofrecieron el cielo,
...y hoy... hoy vivo en el infierno..."
Continuará...

julio 14, 2009

A quien interese:

Por medio de la presente me dirijo ante el interesado,
Para hacerle constar lo siguiente:

Me diagnosticaron amor del bueno,
Aquel que no pide nada a cambio,
Aquel que a ciegas se entrega,
Sin poner condición,
Sin ni si quiera pensar en traición,
Entregue todo por el todo…
Pedí la cuenta,
Y sigo esperando la factura…

Me jugué varias oportunidades,
Me negué a nuevos prospectos,
Por mantener viva la maldita esperanza,
De imaginar un vil suspiro,
De creer que usted vivía un martirio,
Por no tenerme cerca,
Ingenua, porque creí que usted había entrado en agonía,
Pero supo curtir bien las heridas,
Malgastó caricias,
Alquiló besos por avaricia,
Y obtuvo sexo placentero…
Cambio lo que tenía en bandeja de plata,
Por calenturas justificadas,
Que en ironía, para usted era un amor verdadero,
Es su amor del bueno…
Y yo volviéndome loca con celos en fantasía,
Creyendo que era usted fiel a mí recuerdo,
…Maldito recuerdo…

También hago constar,
Que tengo mis signos vitales latentes,
Y que estoy cuerda para declarar en el juicio final,
Me permitieron notificarle,
Que no es necesario que presente declaración escrita ni verbal,
Pues esta libre de toda sentencia…
La culpable, ¡siempre he sido yo!...
Por vagar en ironías,
Por creer en fantasías,
Y para que usted lo sepa,
No me arrepiento,
Si pudiera, volvería hacerlo…
Pues con derrota gano experiencia,
Experiencia a no volverme hacer pendeja,
Ante cualquier rescate a la torre,
De algún caballero que por sincero,
Pagará por desprecio,
Y yo, perderé por actuar a la defensiva
De no permitirme ninguna herida.

Aclaro que no me sucumbiré en la melancolía,
Ni en los recuerdos que amenazan de muerte
Por no dejarlos entrar,
Ni si quiera dejarlos hablar…
Y aunque le valga madre a usted
Mis sentimientos desinteresados,
Es necesario hacerle constar,
Que no permitiré ningún arrepentimiento,
Y mucho menos un reclamo
Que por mi ausencia,
Justifica el refugio en lo ajeno,
Pues en mi presencia
Usted jugó a más de tres puntas,
Que de acuerdo a mi conocimiento,
Le fue infiel a su más sincero sentimiento.

Sin más que notificar
Respetuosamente se despide de usted…


Mariela Reneé García Vélez
Julio 14, 2009
22:46 horas