julio 24, 2009

Ven

A veces he sido muy clara
Y otras he jugado al misterio,
Con tal de fundirme en tu sueños
Y me busques en ellos,
Para que al despertar,
Sacies tu curiosidad,
Y me quieras un poquito más.

Ven, que te espero a las diez,
En el mismo sitio de aquella vez,
Acaríciame con tu mirada,
Y susúrrame al oído…
“Hola guapa… ¡Que bien te ves!”
Ven, que te esperan dos copas,
Vino tinto y de postre un negligé,
Vamos, guíate por tu instinto
Y sedúceme hasta el amanecer.

Creo que he escrito las cursilerías suficientes
Y sería tonto pensar que no tengas claro,
Lo que quiero y siento por ti
Si he albergado duda en el deseo,
Es para no caer en la monotonía del encuentro
Y podamos ser espontáneos
En la lujuria de nuestros cuerpos.

Ven, acaríciame y dame de beber tu esencia,
La esencia de tu piel,
Ven, dime la cursilería que me encanta,
Para sentirme tu mujer;
Vamos, o ¿esperaras que den las diez?
Navegaré en la agonía
Si no me haces vibrar de placer
Y me perderé en el infierno
Si no sientes el te quiero que me hace enloquecer.

Creo que al final,
El misterio esta resuelto,
Si buscas las pistas que están escritas
En más de cincuenta versos
Te darás cuenta
Que yo perdí en este juego,
Fui más clara que enigmática,
Y tú, me llevas la ventaja
Porque me gobiernas con perplejidad,
Y me transformas en alguien suspicaz
Que sin embargo persuades
Con un “hola ¿cómo estás?”

Ven corazón que te espero,
Para que me sorprendas y me pretendas,
Para que me acaricies y me consientas,
Porque a pesar que estoy perdiendo
En este juego de misterio,
El jurado ha calificado
Que me merezco el primer premio.

Mariela Reneé García Vélez
Julio 23, 2009
22:30 horas

No hay comentarios.: