agosto 06, 2009

Suspiros de una noche de verano

Son los suspiros de una noche de verano,
Que se alimentan con el recuerdo del primer beso,
Que a pesar del condenado tiempo,
Pareciera que ocurrió hace a penas un momento…
¿Recuerdas como fue nuestra primera vez?
Tus manos recorrían mi cuerpo,
Tus labios rozaban mi piel…
Convertiste a esta niña en mujer;
Mujer que en esta distancia
No ha dejado de amarte,
Que se siente tuya en cada instante
Que piensa en ti,
Que ve tu nombre pintado en la pared;
Mujer que no ha perdido la esperanza,
De regresar a tu lado,
Para construir recuerdos
Que solo en sueños existieron,
Para coleccionar retratos
Donde me estés abrazando,
Y cumplir mi deseo de despertar junto a ti…
Pero dime…
¿Para que regresar?
Regresar significa volver atrás,
Y sería invitar al pasado a ser el anfitrión
Del nuevo presente y del futuro continuo,
Y así no quiero vivir…
El destino traicionero
Me alejó de ti,
Y me convirtió en tu fantasía,
Fantasía archivada,
Que consultas quizás una vez al día,
Posiblemente una vez al mes…
Son los suspiros de esta noche,
Que emanan desde el fondo de mi ser,
Aún vivo enamorada de aquel que me hizo mujer,
En mi cuerpo llevo tatuado sus besos,
Su recuerdo me acompaña sin saberlo,
Y digo su nombre antes de conciliar el sueño…
Esta distancia no mató el sentimiento,
El amor se empeña en seguir sobreviviendo,
Insiste en que seas el protagonista de mi cuento;
Regresar a tí es mi mayor anhelo,
¿Por qué temerle al pasado que no construyó sólidos recuerdos?
El destino es sabio más no traicionero…
Después de todo, es Dios quien dispone…
Si me alejó de ti,
Él tuvo sus razones…

Mariela Reneé García Vélez
Agosto 6, 2009
21:53 horas

1 comentario:

Anónimo dijo...

en este poema creo que contas lo que viven muchas chavas cuando se enamoran, la verdad es imprsionante como podes de algo que sale como una idea de tu cabeza contar por lo que pasan las mujeres en el amor.