febrero 19, 2010

Imaginación traicionera


Imaginación traicionera…
Me ilusionas, me engañas y a veces me envenenas;
Trastornas mis sueños y me regalas falsas esperanzas,
Que sin querer las convierten en rencores
De aquellos falsos amores…
Amores que engañan,
Amores que matan,
Amores que se alimentan de sueños falsos e ilusiones,
Pues la soledad me torturaba con lágrimas y temores…
La conformidad pretendía gobernar
Mi verdadero deseo de amar…
Y se vestía de caricias fingidas
Con el propósito de satisfacer el hambre del cuerpo
Con pasión y sexo,
Satisfaciendo fantasías…
Confundiendo amor con compañía
En el encuentro de dos cuerpos y un carnal deseo,
Intentando descifrar si se sentirá un cosquilleo en el intercambio de besos…
Aquel cosquilleo que recorre mi cuerpo
Con sólo verle, escucharle,
Con rosar su piel con pretextos inexplicables…
Intentando descifrar si sus besos tienen aquel sabor a miel insaciable
Que me envicia y me pierde en aquel extraño sentimiento
Que no se fuerza, que sólo llega…
Le beso y no lo encuentro,
Le acaricio y siento frio…
Intento dar más para encontrar el motivo
Que me hizo creer que él era aquel que soñé alguna vez,
Que era aquel que mi imaginación inventó
Para que la soledad ingrata no me atormentará más
Y la conformidad perdiera su intento de gobernar
Mi verdadero deseo de amar…
He vuelto a la realidad
Pues me doy cuenta que me equivoqué una vez más
Porque el me vendió mentiras por carnal satisfacción
Y yo compré porque creí que era amor
Disfrazado de una espontanea aventura
Que pretendía conquistar mi solitario corazón…
Imaginación traicionera…
Sabes que soy una mujer forastera
Que busca el verdadero amor,
El amor que se da sin condición...
Y tu falsedad me embaucó en la ilusión
Que se disfrazó de aventuras y pasión…
Imaginación traicionera…
Esta vez el juego lo ganaré yo…
Porque esta mujer al fin comprendió
Que el verdadero amor…
El amor que se da sin condición,
No se busca…
El llega sin invitación ni promoción…
El no se vende sólo por satisfacer un solitario corazón…

Mariela Reneé García Vélez
Febrero 19, 2010
23:28 horas

No hay comentarios.: