febrero 23, 2010

Una pequeña historia de amor...


El verdadero amor…
El amor que se da sin condición,
No se busca…
El llega sin invitación ni promoción…
El no se vende sólo por satisfacer un solitario corazón…


El verdadero Amor se inventa con miradas comprometedoras
Se teje con sueños de añoranza
Se consolida con besos pasionales
Y se descifra en complicidad
Eso es Amor, lo que no entiendes pero deseas con todo el corazón!

¿Y si los sueños te confunden...?
¿Y si los besos se disfrazan...?
¿Son reales las miradas...?
¿Y si la complicidad que te envuelve solo es para engañar el corazón y agregar a tu lista una más para el trofeo de tu propia satisfacción...?
¿Cómo sabes si es real el amor que se inventó con la complicidad de dos cuerpos y los besos llenos de pasión?

No mentía mi corazón en la cama
No engañaron mis ojos descifrando el espectro
Se ensalzaba el deseo en mi cuerpo
Y mi alma irreprensible contagiaba suspiros
No había engaño era Amor pleno...
Momentáneo tal vez
Fugaz pero cierto
Pero real, intensamente real, por un segundo o un siglo
Si es igual
Pero fue Amor Sincero de mi parte... ahora la cómplice
Sabrá su oscuro pecado si falto a la promesa

No supiste expresar las intenciones de tu corazón,
Se te olvido que estaba a la defensiva
Y se mostraba difícil la creencia de los mensajes transmitidos
Con tus miradas fijas y penetrantes,
Con tus caricias ansiosas de satisfacción...
Tus suspiros siempre fueron confusos
Algunos los sentía tan cerca, tan reales...
Y otros eran vacíos, distantes...
El amor se vuelve difícil de creer cuando han herido,
Cuando han fingido...
Y a ti se te olvido como transmitirlo
Sin acudir a la necesidad del cuerpo...
Yo no falte a la promesa,
Yo di amor más que mi cuerpo vestido de pasión...
De ti cómplice espere más
Más de lo que pude imaginar,
Y al pedirlo huiste sin ninguna explicación...
¿Entonces dime quien es el que guarda el oscuro pecado en su corazón?
¿Quien fue el que realmente falto a la promesa de amor?


Quien rompió la promesa....
En la incursión a tu cuerpo en la sombría noche de besos rotos
Quizás dude de la veracidad
Tal vez tuve miedo de acercarme a ti, los viejos fantasmas de mis
Fracasos susurraron a mis oídos que te abandonase...
Que faltara a la promesa de sangre de pasión que fragüé en tu boca
A las miradas y suspiros de cuerpos necesitados
Y si los pasados errores tienen consecuencias los admito
Pero negar a sentirte, a palpar tu ser jamás paso
¿Huir de ti? Solo me escondí en tu sombra para aplacar la incertidumbre
Incluso la traición ajena no permitió en mis entrañas abandonarte
Por eso el fallo en compartido, por eso somos cómplices
Porque erramos en el pasado, distantes uno del otro
Pero el presente fue revelación mutua
Y si falle, o si fallaste el pecado consabido tiene tintes de adiós en
Nuestros oídos....
¿Quien rompió la promesa dices? Tal vez fuimos los dos…

Si... tal vez fuimos los dos...
Nuestros tantos desamores nos embaucaron los sueños de amor...
¿Recuerdas como sonreíamos con aquellos infelices que nos daban migajas de sentir...?
Nos sentíamos honrados por ser de aquellos que no les importaba nuestro sufrir...
Ellos no supieron las lágrimas en silencio que brotaban en las noches donde la luna era opacada por un cielo nublado del rencor adolorido que surgía porque no podían amar con la misma intensidad...
Intensidad que emanaba nuestro cuerpo con sólo el teléfono sonar...
Por sus desprecios, nuestro corazón fue diagnosticado en estado vegetal...
Latía si, pero dejo de sentir
Perdió cualquier esperanza de que en el volviera a existir
Las ansias de amar, el deseo de conquistar...
Lo creí perdido hasta que te conocí...
Apareciste en mi vida mejor de lo que alguna vez imaginé
Mejor de lo que ingenuamente soñé...
Pero tu mismo temor y la defensa a muerte de mi desvalido corazón...
Hizo que se perdiera la magia donde lo nuestro nació...
Si, lo nuestro, porque tu mirada gobernó mi pensamiento y quiso conquistar mi corazón...
Lo nuestro, porque tus besos tatuaron mi cuerpo de un sentimiento del que yo huía por temor...
Y tus caricias calmaron mi deseo y no solo de satisfacción...
Sé que tuvimos un momento donde realmente hicimos el amor...
Mi amor... ¿Qué fue lo que nos pasó?
En que momento fallaste... O mejor dicho... ¿En que momento falle yo?
Tal vez fui yo porque si me enamoré y te dije que no por temor...
Tal vez fuiste tú porque no supiste como defender un verdadero amor debido a las heridas que causaron aquellas que te llenaron de ilusión...
¿Cómo se rompió la promesa que nunca expresamos por miedo al amor?
Que irónico... ¿No?

Lo acepto, llegue incompleto a tu costa, margine el error con mis pasiones
La caída de mis sueños despertó en mí las audacias que enamoraron tu mente, tu cuerpo
Pero ¿Regocijaron los mendigos sueños tu corazón cansado de latir por nada?
¿Resucite el muerto sentir con fatiga prestada y disipe con calor humano la fe rota de dos humanos que amaron de más al amor humano...?
Solo tú lo sabes, solo tú lo has rezado en silencio…
Si lo se, lo entiendo las noches oscuras de viejos anhelos, las madrugadas frías de lunas grises
Los matices de antiguos rencores remendados, pero advierte lo que digo:
Fue en tus manos el cobijo de mi rota esperanza
El único motivo por lo que los vicios del camino, desaparecieron (momentáneamente)
Porque todo, absolutamente todo
Cambia, porque tú cambias, porque Yo cambiare
Y digo momentáneo no por frágil o pobre caducidad de mi parte si no porque advierto en ti
Revelación profunda de que entenderás que no puedo regalarte lo imposible
Que el tiempo no lo mando Yo
Que la promesa estaba rota antes de que llegáramos,
Que las lagrimas solo con sangre puedo pagártelas…
Lo admito, robarte el aliento me dio aliento nuevo, besarte, regalo nuevos besos
A mi historial
Tenerte me hizo nacer de nuevo…
Pero naces para morir y mueres para nacer de nuevo!
Solo eso pude entregarte, y si el dolor es la conclusión de nuestro encuentro declárame Culpable…
Culpable de quererte en sufrimiento
Culpable e intransigente de amar sin medidas elevadas, más que saberte linda, soñarte linda
Joven o cansada, entregada o la defensiva; como quieras como quiero…
Solo eso pude ofrecer en mi intento de prevalecer al engaño ajeno, engaño que nos privo a los dos de ser felices juntos.
Reclama, grítame, llora y duerme….. Tendrás razón absoluta, solo piensa que fui Yo, quien en sombra de muerte renació en ti un Amor fugaz que nos permitió una Noche mas…
Adiós Amor………….. Duerme Ya!

Antes de decirte adiós y enterrar esta historia de amor
Déjame decir lo que no creí volver a sentir...
Te quiero... Y pude amarte no lo niego...
Déjame agradecerte el cobijo de tu cuerpo...
Tus besos y tus caricias hicieron de mí una mujer amante, mujer amada...
Después de mucho tiempo en sufrimiento...
Déjame declararme también culpable, porque lo somos los dos
Tú por prevalecer al engaño ajeno...
Y yo... por creerte el príncipe azul de mi cuento...
Ahora mi amor... nos toca perdernos en el tiempo
Y si el destino es traicionero o la misma casualidad juega con nuestro anhelo...
Esta vez no nos engañemos y seamos sinceros a nuestros verdaderos sentimientos...
Sea rencor, cariño, odio o aquel inconcluso amor...
Adiós mi amor...
Que quiero verte por última vez en mis sueños...
Duerme también para poder tener el valor de perderte...
Para poder despertarnos en un hermoso mañana
Y su brisa sople nuestro viejo anhelo...
Y lo pierda sin dejar rastros en el viento...
Para así permitirnos el más puro y bello sentimiento...
Aquel que se da sin condición,
Aquel que llega sólo sin necesidad de invitación ni promoción...
Aquel que no se vende por satisfacer un solitario corazón,
Aquel que irónicamente causo heridas sin ninguna intención...
Para permitirnos aquel viejo sentimiento que le llaman AMOR...


Mariela Reneé García Vélez / Ángel Ramírez http://angelneliell.blogspot.com/
Febrero 22, 2009
22:23 horas

Aclaramos que son diferentes historias, reales sí, pero con desenlaces diferentes. Al unir nuestros pensamientos, palabras o versos, creamos tal vez, lo que hubiésemos querido de respuesta de nuestra contra parte... Lo mejor conocido como: "Deseos de cosas imposibles..." pues es muy rara la vez que escuchamos justamente lo que queremos escuchar... Siempre es mejor... o peor de lo que podemos imaginar... Escribirlo... fue como soñar despiertos... como dije... Sólo son nuestros anhelos planteados en verso...

No hay comentarios.: