noviembre 30, 2011

Palabras Incoherentes

La inspiración me brota cada que pienso en él,
Sabiendo que no le interesa más mi dulce miel;
Miel que brotó de mi piel sin querer
Desde la última vez que lo besé.

Cuándo sucedió, me dediqué a imaginar
Dulces momentos que ahora sé, jamás sucederán
Pues su mirada refleja el brillo
De otra que lo logró conquistar.

Sigo siendo la misma forastera
Que se equivoca al conjugar el verbo amar
La misma que busca respuesta en una estrella fugaz,
Respuesta que nunca llegará.
 
La tristeza me gobierna cada vez que el no está,
Aunque sus pensamientos los gobierne otra
Su voz tranquiliza este corazón que insiste en esperar
Porque se arriesgó esperanzado en volver amar.

Tonto el corazón, porque no sabe cómo jugar
Las trampas que tiene el destino
Para hacerle llorar,
Ciego es el amor, porque no ve la realidad.
 
Yo vivía mi monotonía tranquila,
Sin esperar lo que soñé cuando lo vi pasar por primera vez,
Pero todo cambió desde que me atreví a besarlo
Aquella tarde, de aquel nublado mes.

Vuelvo a leer lo que acabo de tatuar en papel
Y percibo que quizás nació un sentimiento,
Que el tiempo está matando,
Solo es la incertidumbre de saber qué es lo que está pensando.

Ya no quiero escribir recordando momentos insólitos
Ya no quiero sentir sentimientos extraños, Amor si tengo que admitir…
Sólo quiero recuperar la alegría que existía en mi
Antes de arriesgarme a vivir fantasías sin inicio y sin fin.

Si para lograrlo debo de admitir amarlo,
Es algo que no puedo confirmarlo…
Pero si solamente debo de ignorarlo,
Iniciaré desde el momento que termine de tatuarlo en este papel.

Mariela Reneé García Vélez
Noviembre 30, 2011
18:17 horas.

No aclaro este punto por guardar esperanza,
Aunque sea lo último que se pierde en esta vida de constante mudanza,
Si a causa de mi indiferencia le infunde alguna duda,
El efecto será la misma tortura que yo callada agonizaba en este mundo sin censura,
Porque esta forastera irá diez pasos adelante sin que el pasado nuble las cosas nuevas
Que le ha regalado la vida a recompensa de lo que arriesgo sin importar de lo que sucediera…”

noviembre 24, 2011

Tonta inspiración

Hoy me encuentro en un abismo de inciertos,
He vuelto a escribir recordando aquel beso,
Llorando en silencio,
Callada me ausento.

Arriesgué la vida normal que llevaba
Con el propósito de ganar mi ilusión tan esperada
Y sin saber cómo…
Perdí, tal vez por una mal jugada.

Su indiferencia tortura,
Su independencia infunde dudas,
Sus caricias inciertas
Desespera mi paciencia
Y tira una piedra para que vuelva a tropezar
Esperanzada de que esta ilusión se haga realidad.

Tonto corazón,
Que espera respuesta
De un ser sin compasión.
Tonta la razón
Que intenta hacer comprender
Al músculo vital del cuerpo
Que se entregó sin saber que volvería a sentir…
Sí sentir,
Sentir agonía, un agudo dolor
Una punzada cada que escucha su voz

Tonto corazón,
Que intento dominar un sentimiento
Que nació bajo una inesperada ilusión
Por culpa de una mirada
Que solo buscaba satisfacción.
Tonta inspiración,
Renaces a causa de una desesperación,
De no saber que esconde su apatía sin explicación,

Te tatúas en papel
Para evitar verte débil frente a él,
Y plasmar sentimientos que se esconden en mi ser,
Sentimientos incognitos,
Expresivos en versos,
Que buscan un encuentro que de la respuesta
Que explique su cobarde indiferencia.

Hoy me encuentro en un abismo de inciertos,
He vuelto a escribir recordando uno de sus besos,
Llorando en silencio,
Callada me ausento…
Mientras él mi recuerdo
No le quita ni un segundo de su tiempo.

Mariela Reneé García Vélez
Noviembre 24, 2011
16:20 horas.

noviembre 23, 2011

Devuelta al purgatorio...

Pasé muchos años exiliada en el purgatorio del amor, creyendo que era el infierno donde me encontraba divagando a la sentencia que me condenaron cuando era vulnerable con aquel que no me amo.  Recorría las calles caminando sin dirección, y miraba al cielo esperanzada de ver el sol, pero el cielo era gris oscuro, como en los días de un cruel invierno.
Había frio, llovía sobre mojado, y no había flor que adornara el camino que me sacaría de este purgatorio.  Iba desesperada, ya sin lágrimas, y tope con una pequeña puerta entre abierta y un pequeño rayo de sol, me atreví a cruzarla a condición…

En el camino sin rumbo, bajo el cielo gris, sin saberlo, sanaron heridas de muerte; aquel corazón débil que habitaba en mí, se fue haciendo fuerte y tonto a la vez, pues rechazó ofertas de sinceros sentimientos, y aceptó aquellas que solo prometían satisfacción.  Creí que por ver una estrella fugaz, se había cumplido mi sueño escondido estando con aquel que apareció sin notificación…
Pero equivoque las señales y arriesgue las heridas que habían sanado sin saberlo; esa fue la condición de aquella puerta que se entre abrió.

Aun me consideraba viviendo en este purgatorio, pero decidí ignorarlo, y continuar en el camino sin dirección.  Esta vez, el cielo no era tan gris, pero aun así no había sol.  Ya no caminaba sola, había mas desalmados como yo.  Unos por trabajo, otros por soledad, algunos por enfermedad, y todos, incluyéndome, con un brillo en nuestro mirar… Esperanza.

Unos encontraron una puerta abierta de par en par, otros una ventana pequeña, algunos un traga luz; y yo continué sola en mi caminar…
Un cigarro me acompañaba y en la esquina de una calle que parecía sin salida, intente esquivar a un señor, no de muy buena pinta, pues me asustó...
Me dijo: -“No desesperes, encontrarás lo que andas buscando al final de este callejón, pero cuidado, no te arriesgues si no crees que no vale la pena intentarlo…” - Sonreí entre labio, y continué caminando, me detuve un momento…Y me quede meditando…Decidí intentarlo…

Cruce la calle, y el clima cambio.
Ya no había frio, el cielo era azul, el sol iluminaba las calles, habían arboles, flores en los arriates; y encontré lo que no buscaba…
Un beso sorpresa, una caricia incierta, una mirada elocuente, una sonrisa con un toque de picardía y palabras de miel… Todo fue tan inesperado, que su beso fecundó la ilusión…
Recordé las palabras de aquel señor…-”No te arriesgues si no crees que no vale la pena intentarlo…”-
Así que, decidí entrar en el juego apostando todo, lo poco que tenía y lo que me costó años de caminata sin rumbo, y lo que ya no existía en mí… Aquel amor sincero, que nace sin esperarlo… Y perdí.

Sin saber cómo, regresé al camino sin rumbo, al cielo gris, al dolor ahogado, a un insomnio sin justificación, gané pérdida de apetito, subí la cuota de nicotina, y me deshice de la poca esperanza que habitaba en mi… la fé en el amor la perdí… y mi ilusión concebida bajo un beso insólito la aborté cuando su indiferencia me acribillo.  Él logro su objetivo, y yo un pasaje en primera clase de vuelta al purgatorio del amor.

Quise evitar las cálidas palabras de bienvenida, pero aún así no pude evitar escuchar el aviso que dieron al inicio del camino que ya recorrí cuando vine aquí por primera vez:

1.       Deben perdonar de corazón a quién amaron sin condición, ( y agregaron, justo como anillo al dedo…) y a quien en ustedes fecundó una nueva ilusión.
2.       Deben olvidar sin recordar, ya que cada regreso alarga el proceso de redención.
3.       Será una estadía dolorosa; si cumplen al pie de la letra, el sufrimiento será únicamente opcional.
4.       Recuerden que este purgatorio se encuentra en la realidad, y sobrevivirla será un reto de verdad; pues no siempre la sentencia será un pasaje al paraíso donde todo es felicidad.

Escuchar todo de nuevo, fue un golpe seco al corazón, bueno, al poco que quedó.
Estar de vuelta por acá, es un dolor agudo que vivo día a día.  No había querido hablar, ni expresar mi realidad, pero creo que ya voy rumbo a otro camino sin dirección; tal vez, en esta nueva oportunidad de vivir en este exilio sin compasión, me premien por buena conducta y por primera vez me gane el pasaje al paraíso donde todo es felicidad… Aunque para ser honesta, si eso llegará a suceder… Sería un misterio que no me atrevería a resolver.

Mariela Reneé García Vélez
Noviembre 23, 2011
16:05 horas.

octubre 13, 2011

Hadas, amuletos, doncella y caballero...

Quiero volver a creer en romper espejos,
En la buena suerte que te brindan los amuletos,
En lo benéfico que puede resultar un sortilegio
Y en lo infortunio de cruzarse con un gato negro.

Quiero volver a creer en las hadas,
Eso implica castillos, duendes, y algo de magia,
Corceles, príncipes, y una manzana envenenada
Y el típico beso de amor verdadero
Que te despierta después de haber sido hechizada.

Quiero ver a las estrellas
Y pedirle un deseo a la más brillante de ellas
Para que fugazmente lo lleve a la luna llena
Y así me lo concedan en la próxima luna nueva.

Quiero vivir un romanticismo de época
Donde el caballero se enamora de la doncella
Por su sutil y angelical belleza,
Y describe la personalidad con delicadeza

Pero…
Vivo muy atada a la realidad
La ingenuidad arranco sin piedad mis ilusiones
Y se las regalo a quien le pesa soñar…
Ya no tengo capacidad de imaginar,
Que tú me despiertas
Y que me amas como a nadie más…

Así que romperé 7 espejos,
Para condenarme de por vida
Al infortunio de no tenerte,
Luego conseguiré una pata de conejo
Para mejorar mi buena suerte,
Y callada buscaré un sortilegio
Que permita que un gato negro pueda protegerme…

Aplaudiré 100 veces para revivir a las hadas
Que mate inconscientemente,
Cada vez que lloré y me desgarre
A causa de aquel que fingió quererme…

Buscaré en el bosque prohibido
Alguna anciana que me regale
Una inocente manzana…
Que después de una mordida me lleve al destierro…
Con el propósito que un príncipe
Me rescate con el beso de amor verdadero

Miraré al cielo en una noche despejada
Para buscar la estrella más grande y bella
Repetiré 3 veces mi deseo
Para que se convierta en fugaz y
Le lleve a la luna llena mi anhelo…

Y buscaré en el baile del pueblo,
Un noble y elegante caballero
Que me someta y me pretenda
Con la lirica de un hermoso verso…

Mariela Reneé García Vélez
Octubre 13, 2011
17:13 horas

octubre 04, 2011

Si te digo...

Si te digo que no te he pensado,
Te mentiría cobardemente.
Si te digo que no te he soñado,
Te estaría engañando mi subconsciente.
Si te digo que no me importará tu desdén,
Entonces me salvaría de extrañarte
Desde que te vi por primera vez…

Pero soy cobarde, lo admito.
No puedo decirte que te he pensado constante,
A toda hora, incluso la que no marca el reloj.
La que se engaña soy yo,
Porque me obligo a soñarte
Cuando la luna cambia de lugar con el sol…
Y cuando tu indiferencia no existía en mi mundo exterior
Mi corazón ya te extrañaba
Sin necesidad de escuchar tu voz…

Estoy perdiendo la poca dignidad que recuperé
El día que me prometí no volver a soñar,
Construí un muro grande para evitar posibilidades,
Y no se que estrategia usaste para saltar la pared…
Su causa y efecto…
Volví aprender a escribir en mayúsculas
Lo que te identifica de muchos amores…
Tu nombre.

Podría ser mentira el sentimiento
Que me ayuda a escribir este verso,
Pues las palabras se las lleva el viento…
Pero plasmarlas en papel a mi puño y letra
Lo dejo como evidencia para defender
La ilusión que me regalaste cuando me sonreíste por primera vez…

Si te digo que no te he pensado
Te mentiría cobardemente,
Pero mi realidad me enseño a ser valiente…
Me convenció a regalarte mi final perfecto
Con la que es la dueña de tus sueños…
Si te digo que no te he soñado
Te engañaría mi subconsciente,
Pero la conciencia me hizo reflexionar
Que yo confundí tu mirar con un sincero suspirar…
Si te digo que no me importa tu desdén,
Entonces me salvaría de extrañarte,
Y este verso no existiría en papel…

Mariela Reneé García Vélez.
Octubre 5, 2011.
20:01 horas.

septiembre 07, 2011

Aquel instante...


Y recordé aquel instante
En el que por primera vez te vi,
Pareciera que escuche redoblantes
Cuando en tu mirada me perdí…
Por un segundo me distraje
Y ya no supe nada más de ti…
 
Le he preguntado a los ángeles
Si eras espejismo o realidad,
Y ellos se miraron uno al otro,
Y aun no saben qué respuesta dar…
Su silencio hace que me gobierne la ansiedad
Y me pierda en el abismo una vez más…

Si supieras que desde aquel día
No te he dejado de pensar
Y que recuerdo tu sonrisa
Como las olas salen del mar,
Que no ha pasado ni un segundo,
Y el oleaje se vuelve a formar…

Recuerdo aquel instante
En el que por primera vez te vi,
Pareciera que escuché redoblantes
Cuando en tu mirada me perdí…
De un mágico sueño desperté
Y supe que yo no era para ti…

Mariela Reneé García Vélez
Septiembre 7, 2011
23:23 horas

agosto 04, 2011

Solo respirar...

Pedí demasiado…
Y obtuve nada!!!
Estoy cansada, dormiré y pasará…
Y al despertar sólo será el inicio de una monotonía más…
…Así que desperté,  me levanté, y empecé un nuevo día otra vez…
Intentando dejar de pensar ingenuidades,
Pero simplemente… su recuerdo es inevitable...
Aquella mirada provoca un sinfín de irrealidades…
Irrealidades, fantasías, anhelos o como quieran llamarle…
Imaginación traicionera, que no deja de pensarle,
Porque la realidad es completamente diferente al anhelo inevitable…
Como odio recordarle…
Como odio el momento en que me atreví a mirarle…
Su sonrisa le inyectó vida a este inerte corazón,
Y alimento de esperanza una añorada ilusión…
Pero solamente es eso… Una ilusión,
Una fantasía, un anhelo, un inalcanzable sueño…
Un hecho que solamente es realidad en mi imaginación constante,
Un hecho que es impotente al despertar a la monotonía de mi realidad…
Un hecho inexistente en el destino de mí desorbitada mente…
¡Como odio recordarle…!
¡Como odio el momento en que me atreví a hablarle…!
Sembré rosas de esperanza en tierra infértil,
Pues por más abono que les eche,
Ellas no florecen…
Por más que les recuerde su nombre,
Ellas prefieren el resguardo de su semilla,
Que florecer en la oscura sombra de un sueño impotente…
…Y así… Así he vivido los días desde que le vi…
Al caer la noche me entrego al cansancio de mi mente,
Que me cierra los ojos, y luego me apresa lo involuntario de mi subconsciente,
Que me hace vivir las más tiernas fantasías,
Aquellas que le devuelven la vida a este pobre corazón inerte…
He sentido sus besos y me he resguardado en abrazos inexistentes…
Pedí demasiado…
Y obtuve nada!!!
Estoy cansada, dormiré y pasará…
Y al despertar sólo será el inicio de una monotonía más…
Creo que es lo mejor que hasta el momento me puede pasar…
Sólo respirar…
Mariela Reneé García Vélez
Agosto 04, 2011
14:42horas.

junio 13, 2011

My Confession


Ok...
I will try to start again;
I will write in a different language,
Perhaps thats the way that I can confess my self..
My imagination it's down
My dreams are in mode standby
And my hopes...
I preffer not mention that...

Sometimes I feel I give up
And the little faith that is inside of me
Fights with all the little strenght that left on my heart...
So... I look my reflection in the mirrow
and I see the beautiful girl that I am
and I say to myself at loud:
"Don't worry you are going to have your chance"
"Don't give up, you will going to shine like a beautiful star,
so smile and never fall down..."

At night, when everyone are at sleeptime
I'm in my bed, looking at the roof of my room
Trying to construct one dream that helps me to believe
But I can't... and I fall sleep and have a white dream...
I wake up the next morning and the same thing repeats...
I wonder when I will start to live
and start to write a new story about someone and me...
Thats something that is not going to happend tonight...
That is going to happend when God decides my moment to shine.

For the moment I will stop my writting
And feed my inspiration
with the full moon and the stars...
Who knows, perhaps I will dream tonight.

Mariela Reneé García Vélez
Junio 13, 2011
21:30 horas.

abril 07, 2011

Corazón con suerte


Son sentimientos inexplicables
Los que nacen en este corazón al que creía inerte,
Pero sabes…
Mi ser se transforma vulnerable con solo verte,
Pues hoy mi felicidad lleva tu nombre
Y gobierna a este corazón con suerte.

Si te preguntas ¿por qué?
Mi respuesta es la siguiente:
Porque tu eres el único al que yo ansío quererle,
Porque supe esperarte lo suficiente,
Porque eres el único que quiero conmigo
Hasta que llegue mi muerte,
Porque tiemblo con la cruel idea de que puedo perderte.

Son sentimientos inexplicables
Los que nacen en este corazón al que creía inerte,
Pero sabes…
Tú eres el que le dio vida a este corazón con suerte,
Pues hoy mi felicidad es infinita cuando me quieres;
Y me encanta sentirme vulnerable
Cuando tu ternura me sostiene.

Si te preguntas ¿por qué?
Mi respuesta es la siguiente:
Porque eres el único al que mi corazón quiere,
Porque desde que te conozco he querido pertenecerte,
Porque desde que me besaste cambiaste mi mundo,
Y cambiaste el ritmo de mi corazón inerte.

Son sentimientos inexplicables
Los que nacen en este corazón con suerte,
Porque estar a tu lado fue el mejor presagio
De un Ángel travieso que sabia que yo podría quererte…
…Por siempre…

Mariela Reneé García Vélez
Abril 7, 2011
19:45 horas