octubre 04, 2011

Si te digo...

Si te digo que no te he pensado,
Te mentiría cobardemente.
Si te digo que no te he soñado,
Te estaría engañando mi subconsciente.
Si te digo que no me importará tu desdén,
Entonces me salvaría de extrañarte
Desde que te vi por primera vez…

Pero soy cobarde, lo admito.
No puedo decirte que te he pensado constante,
A toda hora, incluso la que no marca el reloj.
La que se engaña soy yo,
Porque me obligo a soñarte
Cuando la luna cambia de lugar con el sol…
Y cuando tu indiferencia no existía en mi mundo exterior
Mi corazón ya te extrañaba
Sin necesidad de escuchar tu voz…

Estoy perdiendo la poca dignidad que recuperé
El día que me prometí no volver a soñar,
Construí un muro grande para evitar posibilidades,
Y no se que estrategia usaste para saltar la pared…
Su causa y efecto…
Volví aprender a escribir en mayúsculas
Lo que te identifica de muchos amores…
Tu nombre.

Podría ser mentira el sentimiento
Que me ayuda a escribir este verso,
Pues las palabras se las lleva el viento…
Pero plasmarlas en papel a mi puño y letra
Lo dejo como evidencia para defender
La ilusión que me regalaste cuando me sonreíste por primera vez…

Si te digo que no te he pensado
Te mentiría cobardemente,
Pero mi realidad me enseño a ser valiente…
Me convenció a regalarte mi final perfecto
Con la que es la dueña de tus sueños…
Si te digo que no te he soñado
Te engañaría mi subconsciente,
Pero la conciencia me hizo reflexionar
Que yo confundí tu mirar con un sincero suspirar…
Si te digo que no me importa tu desdén,
Entonces me salvaría de extrañarte,
Y este verso no existiría en papel…

Mariela Reneé García Vélez.
Octubre 5, 2011.
20:01 horas.

No hay comentarios.: