Entradas

Mostrando las entradas de 2013

Érase una vez un final...

Érase una vez un final…
…Que hoy es un inicio,
Porque tome la decisión de decirte: “No te quiero, pero démonos consuelo”
Con caricias comprometedoras,
Con besos de despecho,
Como dos almas rotas que buscan ser queridos aunque sea un instante,
Con posible repetición,
Si no quieres no hay problema,
Si lo quieres firmemos un acuerdo donde diga claramente: “No involucraremos al corazón”

Érase una vez un inicio…
Fue una noche de Septiembre donde el juego comenzó,
Se apostaron caricias mezcladas con besos de pasión,
Se barajearon miles de encuentros de carnal satisfacción,
Y se estableció la regla que no nos daríamos consuelo,
Solamente saciemos la sed de pasión,
Firmamos un nuevo acuerdo…
“…Los beneficios que tendremos no entorpecerán nuestra razón…”

La historia continúo, tal cual empezó
Pero un día cercano a Abril descubrí
Que aquel acuerdo que firmamos los dos,
Se había faltado… se entorpeció la razón…
Y por ende, el corazón se sensibilizó…
Tu breve ausencia marco mi piel de la cruel ma…

A quienes me visitan...

Imagen
Guatemala, 25 de Enero de 2013


Estimado visitante por casualidad,
Querido visitante regular,
Apreciables amigos...

Por este medio les saludo cordialmente, deseándoles las mayores bendiciones para este nuevo año 2013!!

Se preguntarán, ¿por qué tanta formalidad?

Bueno, pues la respuesta es simple:

Quiero disculparme, ya que me he ausentado por mucho tiempo...
Me he tomado un descanso de unos meses sabáticos, pues para ser franca y honesta, no he encontrado inspiración alguna, para poder expresarme como debe de ser...

Verán, mi último escrito fue "El infierno...", y desde ese entonces no he vuelto a escribir, debido a que las fuerzas las perdí, la esperanza se escondió, la fé fue puesta en el banquillo de los acusados, y las ilusiones se durmieron completamente; las lágrimas se manifestaban diariamente, y escribir, iba a resultar siendo, una especie de suicido verbal, para ser más precisa, una autoflagelación, y ésta, se convertiría en una confesión, la cual me niego rotundame…